Cuando comencé el tratamiento mi miedo era cuánto iba a tardar en quitármelo... y en algo más de 1 año ya no estaba con ellos... trato perfecto y muy familiares

Iván Martín, Paciente de Brackets Damon