5 claves para cuidar la higiene dental con ortodoncia

Mantén una buena higiene dental con ortodoncia

Cepillarnos bien los dientes no basta cuando se llevan brackets. Toma nota de cómo seguir una buena higiene dental con ortodoncia.

La ortodoncia es un tratamiento muy versátil que permite corregir defectos mandibulares, apiñamientos dentales, deformidades de paladar y nos ayuda a lucir una sonrisa sana y bonita. Mantener una buena higiene dental con ortodoncia es clave para que el tratamiento siga el curso esperado y no aparezca problemas asociados, como manchas en los dientes por la acumulación de sarro y placa bacteriana alrededor de los brackets. Te damos algunos consejos para que tu dentadura esté siempre en perfecto estado de revista.

Por qué cuidar la higiene dental con ortodoncia
El empleo de brackets dificulta el cepillo dental al no poder acceder con facilidad a la superficie de las piezas y los espacios interdentales. Si no cuidamos bien nuestra boca los dientes acumularán sarro y placa bacteriana, dos sustancias que encontrarán el hogar perfecto en las encías. De ahí a padecer gingivitis hay un solo paso.
Además, seguir una mala higiene dental durante el tratamiento está relacionado con la aparición de manchas en los dientes al retirar el aparato; unas marcas que después es muy difícil quitar aún recurriendo a blanqueamientos dentales.

Claves para una correcta higiene dental con ortodoncia
No es lo mismo usar una ortodoncia fija, ya sea con brackets metálicos, cerámicos o transparentes, que una removible. La segunda permite retirarse para lavarla con toda comodidad y no suele presentar tantos problemas a nivel de higiene. Nos centramos por lo tanto en aquellos que usan ortodoncia tradicional con brackets y arco.
1. Empieza por el cepillado. Elige un cepillo suave de cerdas redondeadas para limpiar tu boca cuando lleves aparato. Si tienes uno eléctrico, no hay inconveniente alguno en que sigas usándolo. Comienza en la parte delantera de la boca y ve cepillando ambas arcadas por sus tres caras: exterior, superficie e interior. Es importante que pongas especial interés en las muelas, las piezas encargadas de triturar los alimentos y que están más tiempo en contacto con ellos.
2. La seda dental. Forma parte de cualquier buena rutina de higiene dental, pero en el caso de la ortodoncia se convierte en un imprescindible que nos ayudará a limpiar los huecos entre los brackets y el arco y los dientes a los que no puede acceder el cepillo. Corta un trocito de seda y ve insertándola en esos pequeños huecos. Muévela suavemente arriba y abajo para eliminar todos los restos. Debes ser muy cuidadoso para que la seda no desprenda los brackets. Si te resulta complicado usar la seda también puedes recurrir a los cepillos interdentales, más fáciles de manejar e igualmente efectivos.
3. El enjuague bucal. Pese a todas las atenciones que pongamos en el cepillado y el uso de la seda dental, nuestra boca aún tendrá restos de gérmenes y bacterias que saldrán para siempre de la boca gracias al enjuague bucal.
4. El irrigador bucal. Muchos dentistas y ortodoncistas recomiendan a sus pacientes usar irrigador para mantener su boca completamente limpia. Funcionan con agua a presión y son muy efectivos. Habla con tu doctor para que valore si necesitas uno.
5. Las revisiones, a raya Las consultas a las que nos somete nuestro ortodoncista son la ocasión perfecta para comprobar que nuestra higiene dental es la adecuada; él será quien mejor vea si tenemos restos o hay gingivitis en nuestra boca y quien nos recomendará tratamientos adicionales de ser necesarios.

No hay comentarios

Agregar comentario