Cómo enseñar al niño a lavarse los dientes

Enséñale a lavarse los dientes con este paso a paso

 

Mostrar al niño cómo lavarse los dientes es una tarea diaria

Nuestra sonrisa es una de nuestras mejores cartas de presentación, imposible si alguien no sabe lavarse los dientes. Lucir una sonrisa limpia, con las piezas ordenadas y brillantes es sinónimo de cuidado y de higiene pero, además, cuidar la dentadura nos mantendrá a salvo de padecer multitud de enfermedades bucales, como las caries, la piorrea, la gingivitis…

Establecer unos hábitos de salud bucodental desde la más tierna infancia es fundamental para que los niños interioricen esa rutina y la mantengan en su vida adulta. Aprender a lavarse los dientes es una parte fundamenta de esos hábitos.

Pasos para lavarse los dientes

  1. Cepillado de los dientes por todas sus caras.
  2. Seda dental
  3. Enjuague bucal.
  4. Revisión de los padres.

Según su edad
No es lo mismo lavar la boca de un bebé que la de un niño de 7 años, que ya será capaz de hacerlo sólo y sólo requerirá que tú lo repases. Y pese a ser diferente la higiene bucal es igual de importante con las piezas de leche que con las definitivas.

Limpia la encía de tu bebé con una gasa humedecida en agua y envuelta alrededor de tu dedo índice después de cada toma de pecho o biberón. Después, ve comprando a tu hijo los diferentes tipos de cepillos adaptados a su edad e insístele en que repite el proceso después de cada comida.

Trucos que funcionan
Cepillar los dientes no es un proceso fácil, por eso es importante que intentes dar a tu hijo un “paso a paso” sencillo que no le cueste memorizar y repetir. Prueba con estos:

- La pasta de dientes. Los niños tienden a usarla en exceso o por defecto. Dile que bastará con una cantidad similar a la de un grano de arroz. Elige una pasta infantil, generalmente con sabores dulces, para que la acepte con más agrado.

- El tiempo. Los dientes deben cepillarse durante al menos dos minutos en cada cepillado. Para asegurarte de que lo cumple puedes colocar un cronómetro o un reloj de arena en el baño o indicarle que cante mentalmente una canción de esa duración.

- De lado a lado. “Empieza por la parte de delante de los dientes, ve después a los de la izquierda, luego a los de la derecha y después a los de abajo en la misma dirección.” Repítele todos los días el proceso para que no se salte ninguna pieza e insístele en que repase la superficie de los dientes y la cara interior de los mismos.

- El repaso. Hasta que tu hijo domine la técnica, algo que logrará hacia los 7 años, es importante que tú repases su higiene dental para asegurarte de que se ha lavado los dientes correctamente. Aprovecha para iniciarle en el uso del hilo dental y el enjuague bucal y que poco a poco vaya practicando.

- Da ejemplo. Los niños interiorizan más fácilmente sus rutinas si las hacen con sus padres y ven que ellos también las repiten, pues eso se las hace percibir como buenas. Convierte el momento del cepillado de los dientes en un momento para compartir.

Si tiene ortodoncia
La higiene de los brackets en los niños con ortodoncia exige que mantengáis una higiene muy estricta del aparato. Es mejor que seas tú quien te encargues de ese proceso para evitar que queden restos entre sus dientes. Hazlo usando hilo dental o con cepillos interdentales como te enseñamos aquí.

No hay comentarios

Agregar comentario