Los cuidados de la boca tras la ortodoncia

Tras la ortodoncia, mantén los resultados

 

Conservar los resultados de la ortodoncia te exigirá algunos cuidados y tratamientos.

La ortodoncia es un tratamiento que permite alinear las piezas dentales y solucionar problemas a nivel mandibular y óseo. Mantener unos cuidados adecuados tras el tratamiento y algunas medidas que aplicará el ortodoncista te permitirán mantener los resultados de forma permanente.
Los retenedores dentales
Son aparatos de mantenimiento que permiten mantener los dientes en su posición correcta. Pueden ser de dos tipos. Los fijos se colocan en parte interna de los dientes, sobre todo en la arcada inferior pues son los que están sometidos a mayores movimientos. Mientras, los removibles son férulas de plástico que se usan por las noches, generalmente en la arcada superior para proteger la dentadura de los movimientos de presión hechos de forma inconsciente mientras se duerme.
Las revisiones periódicas
La recomendación general de visitar al dentista una vez al año debe aumentar su frecuencia en el caso de los pacientes con ortodoncia pues cualquier mínimo cambio en la boca puede desplazar los resultados. Especial atención merecen las muelas del juicio, cuyo crecimiento y salida causa presiones en el conjunto de la boca.
La higiene, rigurosa y constante
Además de cepillar tus dientes tres veces al día y usar seda y enjuague bucal para eliminar el sarro y la placa bacteriana es recomendable que te sometas al menos a una limpieza dental al año en tu centro de cuidado bucal habitual. Tu dentista te comentará si es necesario aumentar esta frecuencia o basta con una.

No hay comentarios

Agregar comentario