Problemas de mordida en niños

La ortodoncia, tratamiento para los problemas de mordida en niños

 

Los problemas de mordida en niños deben tratarse de forma temprana

Causas de los problemas de mordida en niños

  1. Uso prolongado del chupete.
  2. Chuparse el dedo.
  3. Respirar por la boca.
  4. Proyectar la lengua entre los dientes.

Los defectos de colocación de los dientes no son un problema sólo a nivel estético sino que puede afectar a nuestra salud, causándonos problemas digestivos, artritis mandibular y, entre otros, problemas de mordidad en niños.
Las causas

Los problemas de mordida en niños suelen deberse a cuatro motivos fundamentalmente:

1. El uso prolongado del chupete, que crea deformaciones en el paladar y la posición de los incisivos delanteros.

2. Chuparse el pulgar. Es un hábito que debemos erradicar cuanto antes, pues si se prolonga más allá de los seis años podría causarle una mordida abierta anterior.

3. La respiración por la boca, que impide que el maxilar superior se desarrolle con normalidad y causa problemas de maloclusión.

4. Proyectar la lengua entre los dientes al tragar, hábito que, con el tiempo, separa los dientes y causa mordida abierta anterior.

Los tipos de problemas de mordida
Dependen de la desviación de los maxilares. Así, podemos distinguir:

1. Mordida abierta. Se da cuando los dientes superiores no llegan a superponer a los inferiores. Es la más frecuente entre la población infantil y en algunos casos se soluciona de forma espontánea. Consulta el caso con tu odontopediatra.

2. Sobremordida. En este caso los dientes superiores solapan de manera excesiva a los de la arcada inferior.

3. Submordida. Se da cuando la mandíbula y los dientes inferiores sobresalen al maxilar y los dientes de la parte superior.

El tratamiento con ortodoncia
El uso de ortodoncia es el único tratamiento eficaz a largo plazo en todos los casos de problemas de mordida en niños ya que se logra una correcta posición de los dientes y los huesos de la cara para distribuir de forma armónica las fuerzas mandibulares.

Acudir a las revisiones dentales desde el primer año de vida permitirá detectar de forma precoz estos defectos de mordida y aplicar un tratamiento en el momento en que el especialista lo considere necesario.

No hay comentarios

Agregar comentario