La ortodoncia con aparatos fijos y removibles

Ventajas e inconvenientes de los aparatos fijos y removibles

Los ortodoncistas cuentan con aparatos fijos y removibles para tratar tus problemas.

Además de con diferentes tipos de brackets (metálicos, de zafiro, Damon o de autoligado, de porcelana…) hoy los ortodoncistas cuenta con diferentes tipos de aparatos que se ajustan a las necesidades de cada paciente, su bolsillo y los problemas bucodentales a tratar.

Los tipos de ortodoncia

El tratamiento de ortodoncia se hace con dos tipos de aparatos: fijos y removibles.

Los aparatos fijos se limitan a colocar un bracket pegado a cada pieza, ya sea por su cara interna o externa, y unirlos entre sí mediante un aro. Mientras, la ortodoncia removible es un tipo de aparato que el paciente puede retirar siempre que lo necesite, ya sea para facilitar su higiene o porque necesite retirarlo en algún momento del día por cuestiones profesionales o estéticas.

¿Cuándo se usan aparatos fijos y removibles?
Ambos tipos de tratamiento están indicados para los mismos problemas: apiñamientos dentales, maloclusiones o defectos de mordida, deformidades del paladar, defectos del maxilar… La elección de uno u otro dependerá de la gravedad del problema a tratar, la edad del paciente y su grado de colaboración. El ortodoncista será quien determine cuál de los dos aparatos es más recomendable e incluso puede aconsejar un tratamiento combinado con aparato removible al principio y fijo para consolidar lo logrado por este.

Las ventajas e inconvenientes de cada técnica

  • Colaboración del paciente. La ortodoncia fija requiere un grado menor de implicación del paciente, que se reduce a la higiene diaria y a las visitas con el dentista. Mientras, el removible exige que el paciente sea muy riguroso con las horas en que lleva puesto el aparato.
  • La estética. Los aparatos removibles suelen ser totalmente transparentes, por lo que resultan bastante competitivos desde el punto de vista estético. Mientras, los aparatos fijos varían en función del tipo de bracket escogido. Los metálicos resultan más visibles pero los de zafiro y los de porcelana ofrecen mejor acabado.
  • El tiempo del tratamiento. Depende más del tipo de problema a tratar y su intensidad que del aparato empleado.
  • El precio. Los aparatos removibles son ligeramente más baratos al ser más fácil la instalación del aparato y más sencillo el mantenimiento. No obstante, este no debería ser el único criterio a considerar.

2 Respuestas

  1. Hace poco he comenzado un sitio web, la información de tu web me proporciona mucha ayuda. Gracias por todo tu tiempo y trabajo. Saludos

Agregar comentario