Fases y duración de un tratamiento de ortodoncia

El tratamiento de ortodoncia paso a paso

Los distintos tipos de ortodoncia determinarán la duración del tratamiento y las fases del mismo.

Cada paciente es un mundo y cada tratamiento de ortodoncia tiene una duración y unas características especiales.
Gran parte de estas características están determinadas por el momento en que ese aborden los problemas del paciente.
Los tratamientos precoces, tempranos e iniciales, que son aquellos que se desarrollan entre los tres y los diez años de edad del paciente, suelen desarrollarse en dos fases. En la primera el objetivo es solucionar problemas a nivel óseo y mandibular. En la segunda fase el tratamiento se encamina ya a tratar las alteraciones meramente dentarias.
Mientras, los tratamientos medios y tardíos suelen realizarse en una única fase, la segunda, ya que la solución de problemas óseos es más compleja de no haberse arreglado antes.

Factores que afectan a la duración del tratamiento

Aunque la media médica establece que los tratamientos de ortodoncia suelen prolongarse entre 18 y 24 meses, la duración final depende de varios factores:

1. La situación inicial del paciente
Existen alteraciones esqueléticas funcionales o dentarias que, por su gravedad o severidad, van a hacer que el tratamiento de ortodoncia sea complejo y habitualmente más largo de lo normal.

2. La salud dentaria
Cuando existe una alta incidencia de caries, gingivitis o incluso problemas periodontales el tratamiento de ortodoncia debe realizarse más lentamente y a menudo existen complicaciones que obligan a paralizarlo durante algún tiempo. Esto hace que estos tratamientos sean más largos y complicados.

3. La higiene del paciente
Es uno de los factores más importantes para lograr que un tratamiento de ortodoncia sea más corto. En los pacientes en los que la higiene es buena, aparte de disminuir la susceptibilidad de caries, no se produce enfermedad gingival. Esto facilita el tratamiento y hace que los aparatos actúen más rápidamente.

4. La colaboración del paciente
Es otro de los factores importantes a la hora de calibrar la duración de un tratamiento. Los pacientes no colaboradores, aquellos que no realizan las instrucciones recibidas en la consulta y no cuidan su higiene, se exponen a que su tratamiento requiera más meses y un mayor número de revisiones en la consulta para asegurarnos de que todo marcha bien.

No hay comentarios

Agregar comentario