La causas más frecuentes de apiñamiento dental

Apiñamiento dental, un enemigo para tu sonrisas

El apiñamiento dental está detrás de muchos tratamientos de ortodoncia. Hay diversos factores que intervienen en su aparición.
El apiñamiento dental es una de las alteraciones de la sonrisa más frecuentes y justifica muchos tratamientos de ortodoncia sobre todo en la etapa adulta. Se da cuando hay una discordancia importante entre el tamaño del hueso maxilar y las piezas dentales, que no encuentran un lugar lo suficientemente amplio en el que acomodarse y ejercen presiones para encontrarlo, desplazando en su camino a otras piezas.

Las causas del apiñamiento dental
Hay varios factores que influyen en la aparición de los dientes apiñados. Las más frecuentes son:

  • Los factores genéticos. El apiñamiento es más frecuente cuando hay antecedentes en la familia, sobre todo entre padres e hijos.
  • Hábitos perjudiciales. El uso prolongado del chupete o la succión del pulgar en la infancia pueden provocar apiñamientos incluso en la etapa adulta pues el paladar puede estar deformado y los dientes buscan posiciones que no deben.
  • Por la erupción de las muelas del juicio. Son una de las bestias negras de nuestra boca. Las muelas del juicio ejercen presión cuando brotan y, aunque no son capaces de mover la totalidad de la dentadura, sus presiones van haciendo moverse cada pieza hasta descolocar por completo nuestra sonrisa.
  • Por la pérdida de piezas. Lejos de lo que puedas creer, perder una pieza de tu boca y que la mandíbula quede con espacio de sobra para todos los dientes no facilitará que las piezas no se descoloquen. Todo lo contrario. Es muy probable que el resto de piezas se desplacen buscando un antagonista al que pegarse y se amontonen en la boca.

Los problemas del apiñamiento dental
Cuando hablamos de este defecto bucodental en las consultas señalamos sobre todo dos inconvenientes para la boca en su conjunto. Uno, el más evidente, es el estético. Una sonrisa con los dientes apiñados no resulta estética ni armónica. Eso hace que muchos pacientes se sientan inseguros y recurran a nuestras consultas para corregirlo.
El otro problema se da a nivel meramente funcional. Una dentadura con las piezas apiñadas, con recovecos entre ellas es más difícil de limpiar y estos huecos son el hogar perfecto de la placa bacteriana, que se acumula y causa sarro e inflamación de las encías. Esto aumenta el riesgo de caries y enfermedades de las encías, como la gingivitis y, de no tratarse a tiempo, la pérdida definitiva de la pieza.

La ortodoncia en tu ayuda
Los tratamientos de ortodoncia, ya elijamos brackets metálicos, estéticos o Invisalign, son la mejor solución contra los problemas de apiñamiento. Gracias al aparato conseguiremos ir moviendo las piezas a su posición correcta y devolver a nuestra sonrisa el aspecto perfecto. Dependiendo de la gravedad de nuestro apiñamiento el tratamiento será más largo o se solucionará en menos tiempo.

No hay comentarios

Agregar comentario