La ortodoncia y las carillas de porcelana

Tratamiento de ortodoncia y estética

Cómo completar la ortodoncia con carillas de porcelana.

La ortodoncia es un completo tratamiento que permite no sólo lucir una bonita sonrisa, sino también asegurarnos que no presentamos defectos de mordida ni problemas en la mandíbula. Y pese a su efectividad, hay ocasiones en que los brackets no son suficientes para que el paciente luzca la sonrisa que quiere. El desgaste de las piezas, el tono amarillento por el paso del tiempo y los problemas del esmalte pueden hacer que prefiera complementar este tratamiento con otro a base de carillas de porcelana.

Ortodoncia y carillas, tratamientos complementarios
La ortodoncia como tratamiento permite brindar al paciente mejoras a nivel estético y funcional. Cuando la demos por concluida estaremos seguros de haber suprimido todos los problemas relacionados con la alineación dental y a nivel óseo. Una vez lograda esa correcta alienación, y siempre que el paciente no haya quedado contento con el resultado final, podemos completarlo con la implantación de carillas de porcelana.
Conocidas popularmente como “fundas”, las carillas dentales son una pequeña pieza de porcelana de un grosor entre 0,8 y 1,5 mm que se fijan a la parte frontal de los dientes mediante una resina especial y los recubre. No solamente permite corregir los defectos del esmalte, sino también los relacionados con el tamaño del diente y su relación con el resto de piezas. Son muy resistentes y, con la adecuada limpieza y cuidado, no tienen por qué crear problemas para nuestra boca. Es importante, eso sí, que nos aseguremos de que el tratamiento de ortodoncia está concluido y sus resultados completamente afianzados antes de iniciar el de las carillas, pues hacerlo de forma temprana podría dar al traste con ambos tratamientos.
La colocación de las carillas es completamente indolora y el precio de las mismas dependerá del diseño elegido y del material con que estén hechas.

No hay comentarios

Agregar comentario