Los distintos tipos de brackets

Conoce todos los tipos de brackets

Los ortodoncistas cuentan con distintos tipos de brackets para tu tratamiento.
Cuando decidas ponerte un tratamiento de ortodoncia te sorprenderá la cantidad de tipos de brackets que podrás escoger: metálicos, de porcelana, transparentes… Cada persona a la que preguntes te contará su propia experiencia pero ten en cuenta que en la mayoría de los casos se usa un solo tipo, lo que impide que una misma persona pueda comparar.
Para eso están los ortodoncistas, que a lo largo de años de experiencia han podido analizar las ventajas e inconvenientes te cada sistema. Hoy te las acercamos nosotros.

Los brackets metálicos
Fabricados en acero inoxidable de alta calidad, son los que cuentan con más años de experiencia en el tratamiento de las maloclusiones y los apiñamientos dentales.
Su gran ventaja es su precio, pues son los más económicos. Mientras, el aspecto estético es su principal inconveniente al resultar llamativos a simple vista. Pueden decorarse con gomas o elásticos de colores, lo que los hace atractivos para algunos niños e incluso colocarse brackets de distintos colores. Los brackets se colocan en la parte externa del diente y corrigen la desviación mediante presión.

Los brackets Damon o autoligados
Este tipo de brackets, que cuenta con un mecanismo para sujetar el arco de ortodoncia que permite prescindir de las tradicionales gomas, actúa más rápido y con menos molestias que los tratamientos convencionales con brackets metálicos. Además, la forma del aparato hace que se retenga menos comida en él, lo que facilita su limpieza.
El sistema Damon emplea hasta tres tipos de brackets: los metálicos, los de cerámica y los de zafiro. Su precio es ligeramente superior a los metálicos pero muy competitivo, ya que reduce el tratamiento unos cuatro meses.

Los brackets de zafiro
Son transparentes y permiten que lo que se muestra a través de ellos tenga un tono muy similar al del esmalte dental. Tienen una gran calidad y no se tiñen con el paso del tiempo. Otra de sus ventajas es que no exigen cuidados higiénicos especiales.
Son perfectos para pacientes adultos que no quieren que su aparato llame mucho la atención ya que los brackets son de pequeño tamaño y bajo relieve, para no hacer que nuestros labios sobresalgan. Están fabricados en zafiro monocristalino y son muy resistentes.
Su ventaja frente a los brackets metálicos, es que el zafiro es totalmente transparente y además, no se ven perjudicados por los alimentos que ingerimos, como ocurre con los brackets de cerámica.
Su principal desventaja es su precio, ligeramente superior.

Los brackets cerámicos
También son transparentes o del mismo color que el diente, por lo que se camuflan muy bien, pero el paso del tiempo y los alimentos pueden alterar su color. Están indicados para tratar dientes torcidos, corregir alineaciones erróneas y defectos de mordida, pero no para tratamientos completos. Son resistentes y muy cómodos, pero el tratamiento es más largo que con los brackets metálicos, por ejemplo.

Los brackets linguales
Son la opción de ortodoncia invisible por excelecia, ya que los brackets se colocan en la cara interna de los dientes. El tratamiento debe ser totalmente personalizado para que cada bracket se ajuste a cada pieza, lo que encarece su precio.

No hay comentarios

Agregar comentario