Los retenedores de ortodoncia

Los retenedores de ortodoncia, útiles en el tratamiento

 

Los retenedores de ortodoncia aseguran los logros del tratamiento

No son pocos los pacientes que, tras decir adiós a los brackets, se sorprenden al comprobar que su ortodoncista les confirma que el tratamiento no ha acabado y que es necesario fijarlo usando retenedores de ortodoncia.

La razón es sencilla. Las mucosas de la boca están en continua actividad y es más que probable que quieran desplazar tus piezas del lugar en que ahora han quedado, perfectamente alineadas. Además, los dientes tienen memoria y querrán volver a su posición anterior. Los retenedores de ortodoncia impiden ese movimiento y garantizar que tu tratamiento se mantenga intacto.

Los tipos de retenedores de ortodoncia

En odontología podemos distinguir dos tipos de retenedores de ortodoncia:

- Los móviles. Formados por un arco de metal que se coloca por la parte externa de los dientes; suelen contar con un paladar de plástico. Son muy útiles cuando queremos tratar problemas de mordida; se suelen llevar entre seis y doce meses, aunque en algunos casos se recomienda el uso permanente, y pueden retirarse para comer. Además de estos ha crecido el uso de las férulas de silicona, que tiene un funcionamiento similar pero que pueden colocarse sólo durante la noche para mayor comodidad del paciente.

- El arco de ortodoncia. Suele colocarse en las arcadas inferiores, por la cara interna de los dientes por lo que apenas son visibles. Se trata de un arco trenzado de metal que se coloca de colmillo a colmillo. Se mantienen en la boca de por vida y son los más eficaces para lograr que las piezas no se muevan.

Cómo limpiar los retenedores de ortodoncia

Muchas veces hemos insistido en la importancia de seguir una buena higiene dental por el bien de nuestras piezas. Con los retenedores de ortodoncia ocurre lo mismo.

Si usas uno removible, lávalo con agua y jabón neutro y acláralo bien para que el sabor del jabón no pase a tu boca. También puedes limpiarlos con los productos para la higiene de las dentaduras postizas.

En el caso de los retenedores de ortodoncia fijos –el conocido como arco de ortodoncia– tu ortodoncista te explicará la mejor forma de limpiarlo. Ten en cuenta que la maniobra no es sencilla y puede resultarte ligeramente molesta los primeros días. Ten paciencia y pronto se convertirá en rutina.

El dolor de los retenedores de ortodoncia

El dolor es un factor subjetivo, por lo que es difícil precisar si la colocación de los retenedores de ortodoncia, tanto si son fijos como móviles, causa molestias al paciente. En general, no es una queja común ya que los retenedores no ejercen presión sobre las piezas y encías y se limitan a mantener la labor realizada por los brackets.

Si notas cualquier molestia, acude a tu ortodoncista para que revise que todo está bien.

No hay comentarios

Agregar comentario