Ortodoncia e implantes dentales

Ortodoncia e implantes dentales, tratamiento combinado

 

En ocasiones ortodoncia e implantes dentales son la mejor forma de solucionar problemas bucales

Los implantes dentales son un tratamiento muy común en los adultos que, con el paso de los años, padecen la pérdida de alguna pieza y deciden sustituirla por este efectivo tratamiento.

En el caso de la ortodoncia e implantes dentales debemos distinguir si el implante estaba colocado antes de la ortodoncia o se usa como complemento a ella.

Implantes pre-existentes

En caso de que tengas implantes dentales y ahora quieras ponerte ortodoncia no habrá ningún problema, como tampoco lo hay en el caso de las coronas y fundas. De hecho, es posible que tu dentista use esas piezas como puntos de anclaje para la ortodoncia. El tratamiento será similar y no requerirás cuidados especiales ni se ampliarán los plazos de ortodoncia.

Ortodoncia e implantes dentales combinados

En otros casos, los implantes se convierten en el complemento perfecto del tratamiento de ortodoncia. Es el caso de esos pacientes que llegan a consulta con pérdida de varias piezas y falta de alineación en las que conservan.

Gracias a la ortodoncia se pueden recuperar espacios perdidos –por el movimiento de las piezas existentes– para colocar implantes y reponer las piezas perdidas. El objetivo no es sólo lucir una sonrisa más bonita, que también, sino asegurar que el paciente va a poder disfrutar de una correcta masticación con fuerzas repartidas a lo largo de toda la dentadura; algo más complicado si faltan piezas.

Cómo se hace un implante

La colocación de un implante dental es un tratamiento relativamente sencillo que puede hacerse en la consulta del dentista con anestesia local. Generalmente se hace en tres fases.

En una primera fase se sustituye la raíz del diente al nivel del hueso –por debajo de la encía– por la parte enterrada del implante. Se coloca por debajo de la encía para proteger la pieza de todos los agentes externos –saliva, comida, sarro, placa...– mientras cicatriza completamente, algo que puede llevar varias semanas. Al finalizar la cicatrización, el implante se expone de nuevo al retirar parte de la encía que lo cubre.

En la segunda etapa se conecta esta pieza con una especie de poste que penetra a través de la encía. Lo que se busca es que la encía cicatrice alrededor del pilar y forme un pliegue sobre el que colocar la parte exterior del diente.

En la última fase se coloca la corona sobre ese pilar y la pieza insertada en el hueso.

Aunque es un tratamiento largo y costoso, la calidad de vida del paciente tras el tratamiento no tiene comparación.

No hay comentarios

Agregar comentario