Problemas con los brackets (I). El dolor de los dientes

Aprende a solucionar los problemas con los brackets

El dolor de los dientes es uno de los problemas con los brackets más frecuentes. Puedes aliviarlo.
La ortodoncia es un tratamiento tremendamente útil que permite solucionar muchos defectos bucodentales: apiñamientos de las piezas, defectos de mordida, deformidades del paladar, dientes descolocados… Y aunque suele ser un tratamiento que se resuelve sin demasiadas complicaciones, el dolor de los dientes es uno de los problemas con los brackets más frecuentes descritos por los pacientes.
Repasamos a qué se debe, cuándo puede aparecer y cómo puedes solucionarlo para que nada te impida disfrutar de tu sonrisa.
¿Es normal que duela los brackets?
A la hora de hablar de las molestias causadas por los brackets conviene distinguir en qué momento del tratamiento nos encontramos. Al instalarlos no sentirás dolor de ningún tipo. La técnica se basa en cementar los brackets a las piezas dentales, no va a tallar ni modificar la estructura de la pieza por lo que no va a molestarte.
Es una vez ha terminado la instalación cuando puedes empezar a notar molestias o dolores en la boca, un problema con los brackets que no siempre se da y que desaparecerá tras los primeros días de tratamiento. Distinguimos dos tipos de molestias:
- El dolor causado por los movimientos en los dientes. Los primeros desplazamientos de las piezas generan molestias pues son los más intensos. También puedes notar un aumento de la sensibilidad de las encías.
- Las que ocasionan las rozaduras de la boca. La lengua, la cara interna de los labios y las mejillas son zonas que pueden verse afectadas por llagas, que resultan muy dolorosas y que curarán en pocos días.
¿Cuándo dejará de dolerme?
Depende de cada persona, pero en general, y como media, el dolor causado por los movimientos de los brackets durará entre tres y cuatro dúas. Las de las rozaduras se pueden prolongar más de una semana pues tardan más en cicatrizar.
¿Puedo evitar estas molestias?
Las primeras son difíciles de evitar puesto que están derivados del tratamiento de ortodoncia. En cuanto a las rozaduras, puedes evitar su aparición dando cera en los brackets pues es el roce con la estructura de los brackets la que causa la herida.
Y en las revisiones, ¿notaré dolor?
Las revisiones que se realizan durante la ortodoncia no son dolorosas en sí. El ortodoncista se limita a hacer los ajustes oportunos en las ligaduras para que el tratamiento siga su curso adecuado y revisará que tanto los brackets como los arcos estén en buen estado.
Será después, por esos pequeños ajustes, cuando podrás notar ciertas molestias pasajeras y leves. En caso de que te duela demasiado, no hay inconveniente en que tomes un analgésico suave como paracetamol.
¿Y si me sigue doliendo?
Cualquier otra molestia más intensa o persistente en los dientes requiere de una revisión completa en la consulta del ortodoncista para que valore si hay cualquier problema con el tratamiento o alguna enfermedad en tus piezas, como caries o gingivitis.

No hay comentarios

Agregar comentario