Problemas frecuentes de la ortodoncia

Los desprendimientos y otros problemas frecuentes de la ortodoncia

Los avances en odontología han reducido los problemas frecuentes de la ortodoncia

Los desprendimientos de los brackets y el arco de ortodoncia han sido durante años los problemas más frecuentes de la ortodoncia. Las técnicas y materiales actuales han reducido estas y otras dificultades pero nunca está de más repasarlas por si se presentasen.

Caso por caso

Desprendimiento de un bracket. Es quizá la estrella en problemas frecuentes de la ortodoncia. La mala higiene dental y la ingesta de alimentos inadecuados, generalmente duros, está detrás de la mayoría de ellos. Lo normal es que el bracket no se desprenda del arco y puedas fijarlo usando cera de ortodoncia. Aun así, ve al dentista para que lo revise y repare.

Desprendimiento del arco de ortodoncia. Generalmente se deslizan lateralmente en la fase inicial del tratamiento en que las piezas se mueven con más frecuencia y pueden ocasionar molestias en la parte posterior de la boca y el interior de las mejillas. Cuando notes que alguna de la zona del alambre te molesta da un poco cera y pide cita con el dentista para que lo repare.

La gingivitis. El sangrado de encías es uno de los problemas frecuentes de la ortodoncia y también fuera de ella, casi siempre debida a una mala higiene dental. Cepilla tus dientes tres veces al día, usa cepillos interdentales, seda dental y enjuague bucal y, si todavía te quedan restos, un irrigador bucal.

Las manchas blancas en los dientes. Es un trastorno padecido por algunos pacientes después del tratamiento. Aunque es difícil de resolver, tu dentista te dará los consejos necesarios para intentar remediarla.

La higiene, la clave

En estos, como en otros muchos problemas frecuentes de la ortodoncia y de la boca en general, establecer unos buenos hábitos de salud bucodental es la mejor forma de evitarlos y, de presentarse, reducir sus efectos lo máximo posible.

Ten en cuenta que el tratamiento de ortodoncia puede dificultar el cepillado diario. Paciencia y una buena rutina son las claves para acertar.

No hay comentarios

Agregar comentario