Qué es y cómo se usa la ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual, un tratamiento efectivo

La ortodoncia lingual permite colocar los brackets en la cara interna de los dientes.

No cabe duda de que lucir una bonita sonrisa es el objetivo de muchos de nuestros pacientes pero algunos se muestran preocupados por la colocación de los brackets en las piezas dentales. La ortodoncia lingual permite colocarlos en la cara interna de los dientes para que estos no sean visibles. Te contamos en qué consiste este método y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

Qué es la ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual está formada por brackets que se colocan en la parte interior de las piezas, por lo que muchos la conocen como “el tratamiento invisible”. Es una alternativa eficaz a los brackets tradicionales aunque en realidad tiene una dinámica muy similar. Está indicada en pacientes que no quieren ver perjudicada su estética y en aquellos que practican deportes de contacto, ya que se elimina el riesgo de cortes en los labios o en la boca. La estructura del bracket es finísima y no afecta ni a la masticación ni a la pronunciación del paciente.

Las ventajas de la ortodoncia lingual

  • Los brackets no son visibles.
  • Se reducen las llagas en la cara interna de los labios y los mofletes al no estar en contacto con estos.
  • El habla y la masticación no se ven afectados.

Los inconvenientes de la ortodoncia lingual

  • Al tener una menor superficie de pegado, los brackets son más pequeños y tardan más tiempo en conseguir el mismo efecto que los brackets tradicionales.
  • Es un tratamiento más caro que la ortodoncia convencional.
  • La limpieza de los brackets y de los espacios entre ellos es bastante más compleja.
  • El ajuste del aparato es también más complicado, por lo que conviene que acudas a ortodoncistas muy experimentados en el uso de esta técnica.

No hay comentarios

Agregar comentario