Problemas con los brackets (II). Las rozaduras por los brackets

Las rozaduras por los brackets, un trastorno frecuente

Las rozaduras por los brackets son una molestia frecuente al inicio del tratamiento de ortodoncia. Aprende a aliviar tu molestia.

Continuamos nuestra serie de artículos sobre los problemas que puede acarrear la ortodoncia hablando de las rozaduras por los brackets. Al inicio del tratamiento, tu ortodoncista fijará los brackets en tus piezas usando resinas de diferente composición. Pese al reducido tamaño que hoy tienen los brackets, es normal que puedan aparecer pequeñas heridas en la cara interna de los labios, las encías e incluso la lengua. La buena noticia es que se curarán en pocos días y no tendrían por qué volver a aparecer.

Cómo reconocer las rozaduras por los brackets

El rozamiento de los brackets con las superficies bucales hace que puedan aparecer lo que conocemos como aftas traumáticas. Las reconocerás por su aspecto blanco o amarillento e irá evolucionando hasta convertirse en una úlcera. Aunque la cara interna de los labios y las mejillas son los lugares donde aparecen con más frecuencia, también pueden presentarse en la lengua, sobre todo en pacientes con ortodoncia lingual. Los pacientes que escogen brackets estéticos, transparentes o cerámicos también ven reducida su incidencia, que es mayor con las opciones metálicas.
Entre los síntomas que provocan destacan el escozor, la sensación de quemazón y las dificultades para hablar y comer.
Aunque no suelen revestir gravedad y no ponen en riesgo el tratamiento de ortodoncia, es cierto que las molestias que causan al paciente pueden hacer que se deprima y afronte el resto de meses con aparato con pocos ánimos. Por eso es tan importante que tu ortodoncista te explique muy bien qué puedes hacer para evitar su aparición y aliviar las molestias si llegan a darse.

Cómo evitar las rozaduras por los brackets
La cera es una de las mejores amigas de los pacientes con ortodoncia. Tu ortodoncista te la entregará para frotar la superficie del bracket con cuidado. La cera recubrirá la pieza y hará que el contacto entre el brackets y las mucosas bucales sea menor, lubricará la zona y hará que la fricción se reduzca, evitando así la aparición de rozaduras.
Puedes usar la cera tantas veces como quieras ya que no supone perjuicio alguno para tu tratamiento.
Con la ayuda de los dedos coge un pedazo de cera de un tamaño mayor que el bracket, haz una bolita con ella y colócala en el bracket apretando bien. La forma irregular del bracket y la propiedad adhesiva de la cera hará que la capa protectora quede bien adherida.
Además, conviene que en las primeras 72 horas con aparato hagas pequeñas variaciones en tu dieta y te decantes por alimentos blandos: purés, tortillas, croquetas… Busca opciones que no tengas que masticar mucho y mejor si las tomas fríos o a temperatura ambiente. Los alimentos calientes hacen nuestras mucosas bucales más sensibles y vulnerables al rozamiento. Evita los alimentos ácidos y las bebidas carbonatadas, que harán que tus heridas escuezan si las tienes y si tu dolor es muy intenso, acude a tu ortodoncista para que valore si debes tomar algún calmante.
Las rozaduras deberían curar en las dos primeras semanas de tratamiento y no es frecuente que vuelvan a aparecer, ni siquiera cuando el ortodoncista ajuste los brackets. De lo contrario, habla con él para que compruebe que todo está bien.

2 Respuestas

  1. hola, gracias por el artículo, la ortodoncia lingual que me coloqué hizo que evitara esas rosaduras, ahora la lengua es la que me está afectando. cómo puedo solucionar eso?
    • Puedes poner cera en los brackets como hacemos con la ortodoncia tradicional, Felipe. Aunque la molestia debería remitir en pocos días. De lo contrario, consulta con tu ortodoncista. Gracias por contactar con nosotros. Un saludo

Agregar comentario