5 consejos para cuidar tu boca en Navidad

La Navidad, fuente de caries

El exceso de dulces en Navidad eleva el riesgo de caries

Se estima que los días de Navidad aumenta hasta un 50% el riesgo de que aparezcan y se agraven las caries, sobre todo por el consumo excesivo de alimentos y bebidas azucaradas en las reuniones familiares y de amigos.

Toma nota de estos cinco consejos para que la Navidad no pase factura a tu boca.

  1. Cepilla tus dientes después de cada ingesta de comida, sobre todo tras las tres principales. Nunca debes irte a la cama sin lavarlos y sin haber usado seda o hilo dental entre tus dientes. Ten en cuenta además que en la boca no solo hay dientes sino que también debes hacer una correcta higiene de la lengua y el paladar.
  2. Cuidado con el turrón y los dulces típicos. Es aconsejable ingerir mejor turrón duro que blando o de chocolate, pues contienen más cantidad de azúcar. El turrón duro está compuesto en su mayoría por almendra, miel y huevo. Si eliges un turró de chocolate, cuando más negro mejor, al menos al 70%.
  3. Ojo con otros azúcares. Las golosinas pegajosas y los dulces blandos –mazapanes, frutas escarchadas...– crean muchos problemas de inflamación de encías en los niños y adultos que llevan aparatos de ortodoncia. Los dulces más duros pueden fracturar los dientes, así como destrozar los empastes.
  4. Bebidas, con precaución. Consumir en exceso bebidas azucaradas puede llegar a ser muy agresivo para los dientes, dañando gravemente el esmalte. Al endulzar el café o las infusiones, es recomendable el aspartamo, la stevia u otros edulcorantes. Además, evita en lo posible beber bebidas carbonatas o zumos ácidos como la naranja, el limón o el pomelo ya que descalcifican el esmalte de tus dientes y provocan un desgaste prematuro. Otras como el café, el té o el vino pueden teñirlos. Un consejo es usar pajitas al beberlos.
  5. Alcohol y tabaco. En los brindis navideños es recomendable ingerir bebidas sin azúcar o champán sin alcohol, pero si es complicado resistirse, elige vino tinto, ya que el vino blanco y el champán son más agresivos para el esmalte y el cemento de la raíz dental. Mientras, el tabaco provoca pérdida de la permeabilidad de las mucosas, es decir, disminuye la oxigenación de todo el tejido causando envejecimiento prematuro y deteriorando los tejidos que rodean al diente hasta causa su pérdida.

No hay comentarios

Agregar comentario