6 hábitos perjudiciales para los dientes

Evita estos hábitos perjudiciales para los dientes

 

Suprimir algunos hábitos perjudiciales para los dientes garantiza una buena salud bucodental

Son “el pan nuestro de cada día” pero eso no quiere decir que sean buenos para la salud. Hay hábitos perjudiciales para nuestros dientes tan sencillos como morderse las uñas, tomar proteínas o beber refrescos azucarados. Todos causan efectos muy negativos sobre nuestra dentadura.

Toma nota de estos seis hábitos para desterrarlos de tu vida cotidiana.

Hábitos perjudiciales para los dientes

  1. El tabaco.
  2. Algunas bebidas.
  3. Las dietas hipercalóricas.
  4. Los cambios de temperatura.
  5. El azúcar.
  6. El estrés.

El tabaco
Además de perjudicar la salud general, la nicotina oscurece los dientes, crea manchas en los dientes, provoca enfermedades de las encías y, a largo plazo, puede causar la pérdida de algunas piezas.

Algunas bebidas
Los refrescos carbonatados y los zumos ácidos atacan el calcio de nuestra dentadura, pudiendo restar brillo a nuestro esmalte y provocando desgaste prematuro. Mientras, el café, el té y el vino tinto favorecen la aparición de manchas en los dientes.

Dietas hiperproteícas
Puestas de moda hace algunos años, sobre todo de la mano del famoso y controvertido doctor Pierre Dukan, las dietas basadas en la ingesta de proteínas siguen en boga. Además de afectar al organismo, especialmente a los riñones y el hígado, el exceso de proteínas reduce la respuesta inflamatoria de las mucosas bucales así como las propiedades antibacterianas de la saliva, pudiendo causar enfermedades de encías que desembocarían en la pérdida de alguna pieza.

Los cambios de temperaturas
¿Has notado que tomas alimentos de diferente temperatura y se te recalan los dientes? Es normal. El paso del frío al calor provocan un aumento de la sensibilidad dental que afecta a los vasos sanguíneos y los nervios. Procura no tomar alimentos con temperaturas extremas para evitarlo.

El azúcar
Los alimentos ricos en azúcares, como las gominolas, los bollos o las bebidas excesivamente edulcoradas, son un verdadero festín para las bacterias que causan las caries, que se nutren fundamentalmente de esos azúcares. Reduce todo lo posible la ingesta de estos alimentos y, si los tomas, no olvides cepillarte los dientes después.

El estrés
La ansiedad y los estados nerviosos hacen que apretemos la mandíbula en exceso y, en algunos casos, rechinemos los dientes, lo que se conoce como bruxismo. Este trastorno desgasta la superficie de los dientes y afecta al soporte formado por el ligamento, el hueso y la encía, moviendo las piezas y causando dolor de mandíbula, cuello y cabeza.

De la misma forma, morderse las uñas, lapiceros, el pelo o cualquier otro elemento que usemos para “relajarnos” afecta a nuestra boca desgastanto los dientes e introduciendo gérmenes en la misma. Practica otras técnicas de relajación para mantener la calma.

1 Respuesta

  1. Un placer ser de ayuda. Y si quieres mandarnos tus preguntas ¡No lo dudes! Hazlo en el consultorio del Dr. Juan Alió http://clasor.com/ven-a-vernos/escribenos/

Agregar comentario