6 trucos para evitar el sarro

El sarro, enemigo de tus dientes

Evitar el sarro no siempre es sencillo

Es antiestético, molesto y, sobre todo, puede causar un montón de enfermedades periodontales. El sarro, esa capa amarillenta que se crea en nuestros dientes por los alimentos que se adhieren a la superficie de las piezas y que no se han eliminado con cepillado, está detrás de muchos casos de gingivitis y periodontitis y, una vez fijados a la pieza, es muy difícil eliminarlo sin recurrir a una limpieza dental en la consulta del odontólogo.

Por suerte contamos con algunas formas de evitar su aparición y propagación por nuestra boca. Toma buena nota de ellas y ponlas en práctica a diario.

1. Cepillado a conciencia
Es fundamental para que los alimentos se despeguen de las piezas y no se cree ni sarro ni placa bacteriana. Haz movimientos circulares con una presión media y no olvides la base de las piezas, donde se acumula el sarro.

2. Usa seda dental
Aún cepillando tus dientes de forma exhaustiva corres el riesgo de desarrollar sarro, sobre todo en los espacios interdentales donde los cepillos tienen más difícil el acceso. El uso de hilo dental es fundamental para limpiar estos espacios. Después enjuágate con un buen colutorio para que cualquier resto salga de tu boca.

3. Vigila el estado de tus encías
El sangrado de encías es uno de los síntomas principales de gingivitis, una enfermedad que causa inflamación de estas a causa de la placa bacteriana y el sarro que acumulan. Acude a tu dentista ante la más mínima alerta para que pueda detectar los problemas de tu boca y tratarlos de forma temprana.

4. Aumenta el consumo de frutas y verduras
Las frutas y verduras duras, como las manzanas o las zanahorias, fortalecen las encías y ayudan a evitar que estas sangren. Toma una manzana al día y tu boca se verá muy beneficiada.

5. Ojo con los dulces
Estos y la bollería industrial son los alimentos que más favorecen el desarrollo de sarro en los dientes. Reduce su consumo todo lo que puedas y lávate los dientes siempre que los comas.

6. Una limpieza al año
Por mucho que pongas en práctica todas estas medidas será difícil que logres evitar que el sarro haga acto de presencia en tu boca. Acude a las revisiones periódicas con tu dentista y sométete al menos a una limpieza dental al año.

No hay comentarios

Agregar comentario