¿Son buenos los chicles para los dientes?

Los chicles y su efecto sobre los dientes

Una creencia popular mantiene que masticar chicle es bueno para los dientes. Analizamos qué hay de cierto en ello.

¿Cuántas veces has oído a lo largo de tu vida que masticar chicle es bueno para tus dientes y que si no puedes lavarte la boca después de comer mascar uno contrarresta los efectos de la placa bacteriana? Son verdades a medias que conviene matizar para evitar que tus dientes salgan perjudicados.

El chicle, siempre sin azúcar
Cuando hablamos de las ventajas que consumir chicles puede tener sobre nuestra salud dental, conviene remarcar que estaremos hablando siempre de chicles sin azúcar y de que tampoco es conveniente consumir un elevado número al día pues su contenido en sorbitol podría afecta a nuestro estómago.

Pero, ¿por qué es bueno masticar chicle? La explicación es muy sencilla. Al mascar aumenta de forma sustancial nuestra producción de saliva, el agente defensor con que cuenta la boca para eliminar las bacterias y reducir la placa bacteriana. Cuanto más mastiques, más saliva crearás y más estarás protegiendo tus dientes. De ahí a afirmar que el chicle puede sustituir un cepillado dental va un trecho demasiado largo. Cierto es que es mejor masticar chicle que no hacer nada, pero nunca este dulce bocado podrá sustituir la acción del cepillo, la seda y el enjuague bucal.

Además, ayudan a reforzar los músculos mandibulares, algo que hace que no esté recomendado en pacientes con sobrepresión en la zona o bruxismo, ya que podría aumentar sus molestias. Tampoco deben tomarlos los pacientes con ortodoncia, pues podrían pegarse a los brackets y hacer que se desprendan.

Igualmente, aquellos pacientes con halitosis y síndrome de la boca seca deberían usar chicles sin azúcar para mitigar el olor y producir más saliva, lo que reducirá ambos problemas.

Los peligros de los chicles con azúcar
Además de su contenido en azúcar, que aumenta la presencia de bacterias en nuestra boca, este tipo de chicles contienen componentes que pueden dañar el esmalte dental; razones más que suficientes para elegir otro tipo de chicles para proteger nuestra boca y beneficiarnos de sus ventajas.

No hay comentarios

Agregar comentario