Cómo cuidar un implante dental

Claves para el mantenimiento de un implante dental

El implante dental es un tratamiento que debe mantenerse bien cuidado.
El implante dental es un complejo tratamiento odontológico que se basa en la sustitución de la raíz de una pieza que ha sido extraída. Se implanta en el hueso una pieza artificial de forma completamente segura y cómoda para que nuestra boca recupere la funcionalidad completa.
Mantenerlo bien cuidado es fundamental para que no aparezcan complicaciones, como la periimplantitis, y nuestro implante dental esté perfecto más tiempo.

Claves para cuidar el implante dental
Los cuidados de un implante dental empiezan con el propio tratamiento. Al iniciarlo te harán una pequeña intervención que se basará en la apertura de la encía en la zona a tratar y la perforación de hueso de la mandíbula para establecer el hueco en el que posteriormente se colocará el implante. La zona será suturada con puntos y una adecuada higiene dental durante el periodo de cicatrización es clave para evitar infecciones. Lava tu boca después de cada comida, usa seda y termina enjuagándote con un colutorio antiséptico a base de clorhexidrina o agua tibia con sal.
La siguiente fase del tratamiento es la que conocemos como osteintegración y en ella el implante se adhiere al maxilar sustituyendo la raíz del diente. No fuerces la mandíbula en estos días y sigue cuidando la higiene como en la fase anterior.
Una vez el implante dental esté completado, la higiene del mismo no debería diferir de la del resto de la boca, aunque sí se recomienda decantarnos por un cepillo de dientes de cerdas blancas o uno eléctrico. Nunca olvides limpiar los espacios interdentales con seda dental para evitar que la placa bacteriana se acumule alrededor del implante y lo ponga en riesgo.
Además es muy importante mantener un estilo de vida sano, cuidando la dieta y evitando el tabaco.

No hay comentarios

Agregar comentario