Cómo elegir cepillo de dientes

Claves para saber cómo elegir el cepillo de dientes

 

La elección del cepillo de dientes no siempre es sencilla
Tan importante como acordarse de cepillarse los dientes tres veces al día, usar seda dental y acabar con el enjuague bucal es escoger un cepillo de dientes adecuado que nos ayude a eliminar a la perfección los restos de comida mientras respeta nuestro esmalte y encías.

La oferta en el mercado es tan amplia que situarte frente al lineal donde suelen colocarlos nos obliga a invertir un ratito pensando cuál comprar.

Criterios a tener en cuenta

  1. El tamaño de la boca.
  2. La dureza de las cerdas.
  3. El mango.
  4. El modelo.
  5. La edad.

Claves para acertar con la compra
El consejo de tu dentista es el mejor criterio a la hora de escoger un cepillo de dientes. Pregúntale cuál te conviene más; puede que te indique un modelo concreto o que te dé unas normas generales.

En caso de que te haya dado libertad para escogerlo, ten en cuenta estos criterios antes de decantarte por uno u otro.

  1. El tamaño de tu boca. No es lo mismo comprar un cepillo de dientes para un niño de un año que para uno de 7 que para un adulto. Los cepillos de dientes infantiles suelen incluir en su estuche la edad para la que están recomendados en función del tamaño de la zona de cepillado, la largura del mango y la dureza de las cerdas. En cuanto a los de los adultos, los encontrarás con cabezas más grandes y más pequeñas. Escoger el del tamaño adecuado nos ayudará a acceder mejor a los rincones de nuestra dentadura. Los de cabeza pequeña o mediana son los más cómodos.
  2. La dureza de las cerdas. Compra siempre un cepillo de textura mediana. Los cepillos con cerdas muy duras pueden no sólo herir nuestras encías, sino también dañar el esmalte de las piezas; mientras que uno muy suave no limpiará bien los rincones más difíciles de la boca.
  3. El mango. Largo, flexible y antideslizante, para tener un mayor control y seguridad del mismo sin que se nos escape de las manos. La flexibilidad es importante porque nos ayuda a cambiar su posición y cepillar mejor todas las piezas por sus tres caras.
  4. Tradicional o eléctrico. Todo dependerá de tu presupuesto y de tus gustos personales. Los cepillos eléctricos cuentan con cabezales que efectúan movimientos rotatorios y son capaces de limpiar los dientes con más rigurosidad que los tradicionales, pero si eres concienzudo con tu higiene dental no hay problema en que optes por uno “de toda la vida”.
  5. Su edad. Los cepillos de dientes deberían cambiarse al menos cada tres meses para evitar la acumulación de gérmenes. Si las cerdas del tuyo están desgastadas o en mal estado antes de este periodo, es hora de comprar uno nuevo.

No hay comentarios

Agregar comentario