Cómo evitar y superar el miedo al dentista

Vence tus fobias y olvida el miedo al dentista

 

El miedo al dentista es uno de los temores más comunes en la población.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 15% de la población mundial padece odontofobia, es decir, miedo al dentista. Los motivos apuntados por los temerosos pacientes van desde las malas experiencias en la infancia al chirrido de los aparatos que emplean los odontólogos, pasando por el olor de la consulta o, en el caso de los niños, la simple bata blanca del profesional de la salud, que suelen relacionar con los pinchazos de las vacunas.

Las consecuencias de dejar que el miedo al dentista nos domine y retrasar nuestras revisiones pueden ser graves. ¿Quién no ha acabado con una endodoncia por no empastar a tiempo una caries? ¿O cuántos han visto cómo su perfecta sonrisa se torcía por no sacarse las muelas del juicio?

Trucos para vencer el miedo al dentista

  1. Confía en la ciencia.
  2. Haz de ello un hábito.
  3. Practica técnicas de relajación.
  4. Habla con tu dentista.
  5. Huye de mitos.

Si formas parte de ese 15% de gente que tiene miedo al dentista, toma nota de estos consejos para superar tu temor.

1. Confía en la ciencia

La medicina ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años, también en el campo de la odontología, hasta el punto de que las visitas al dentista son indoloras gracias al empleo de la anestesia. No dudes en comentar con tu médico cualquier sensación desagradable para que pueda suministrarte más si es necesario.

2. Haz de ello un hábito
Todos deberíamos acudir al menos una vez al año a una revisión dental, dos a ser posible. Estos chequeos permiten no sólo detectar problemas dentales de forma precoz, sino también ir poco a poco ganando confianza y desprendiéndonos de esos nervios y del miedo al dentista.

3. Aprende técnicas de relajación
Las respiraciones profundas, las visualizaciones de entornos placenteros o la música son métodos que pueden serte de ayuda para controlar la tensión en la silla de la clínica. Practícalos en casa y relájate. En este vídeo encontrarás 8 técnicas muy efectivas para relajarse.

4. Habla con tu dentista
Seguramente no seas el único paciente con sentimientos como la angustia, el temor o los nervios. Explícaselos, dile qué es lo que más te incomoda sin ningún tipo de prejuicio y confía en sus palabras y su criterio. Está demostrado que una buena relación profesional sanitario-paciente mejora los diagnósticos y la calidad de los tratamientos.

5. Huye de mitos
Persiste en la población la creencia de que algunas técnicas odontológicas son más dolorosas que otras. No es así. Lo que pueden ser es más complejas ­a nivel técnico (como los implantes) o requerir algo más de tiempo para ver la “obra final” (como las ortodoncias), pero el manejo del dolor estará controlado, de nuevo, gracias a la anestesia y los analgésicos.

6. Da ejemplo
Da ejemplo. Si tienes hijos es importante que ellos vean en ti una actitud positiva hacia la odontología, que no perciban en ti ningún miedo ni angustia o la sentirán también. Haz de las visitas al dentista más bien una ocasión para compartir tiempo en familia y así lograréis que los pequeños lo vean con más naturalidad.

7. Cuida tu salud bucodental
Mantener una buena higiene de la boca reduce las enfermedades periodontales y la necesidad de tratamientos.

No hay comentarios

Agregar comentario