Cuándo llevar al niño al dentista por primera vez

La primera revisión con el dentista, fundamental

El diagnóstico precoz por parte del dentista solventa muchos problemas.

¿Sabías que la caries es la enfermedad más común entre la población mundial y un problema muy frecuente en niños? Si a ello sumamos los defectos de mordida, la salida tardía de los dientes definitivos, los traumatismos dentales y otros casos típicos de la odontopediatría no es de extrañar que los niños se conviertan en unos pacientes habituales de las consultas médicas.

La primera consulta

Tradicionalmente se ha considerado que los más pequeños de la casa no tenían que visitar al dentista por primera vez hasta que su dentadura de leche estuviera completa, algo que ocurre en torno a los tres años. La experiencia clínica nos ha demostrado que ese momento puede ser demasiado tarde y que son muchos los niños que acuden ya con problemas de caries a causa de una higiene bucodental deficiente. Además, los problemas de mordida se tratan mejor de forma precoz al ser los huesos más moldeables.

Por eso, hoy la recomendación entre los pediatras y los dentistas es acudir a la primera revisión a los 12 meses. Tras esta  primera visita las consultas se repetirán al menos una vez al año.

Durante vuestra primera visita el odontopediatra (es importante acudir a uno en lugar de a un dentista general) revisará los dientes de tu pequeño en busca de las llamadas caries del biberón, valorará el estado de las encías y comprobará si la mordida es correcta o presenta algún defecto. Además, os instruirá sobre cómo debéis limpiarle las piezas de leche y las encías en aquellas zonas donde aún no haya brotado diente o muela y os comentará cómo debéis iniciar a vuestro pequeño en su propia higiene.

Es importante que acudáis tranquilos a la consulta para que tu hijo no vea al dentista como alguien peligroso o que deba temer. Te sorprendería saber cuántos casos de niños con miedo al dentista tuvieron una mala experiencia en la consulta.

Las rutinas en casa

Y pese a que acudas a esta primera e importante revisión, recuerda que prevenir es siempre mejor que curar en casi todos los aspectos relacionados con la salud, más aún en lo que a la boca se refiere.

Antes incluso de que brote la primera perla de leche es importante que limpies las encías de tu bebé tras cada toma. Para ello bastará con enrollar una gasa humedecida en tu dedo y pasarlo sobre las encías. Cuando empiecen a salirle piezas, hazte con un cepillo para bebés en la farmacia o unos grandes almacenes y límpiale bien tras cada comida. Recuerda que hasta los dos años no es necesario ni conveniente que utilices pasta.

Además, evita que tu hijo permanezca largos ratos con el biberón de leche o zumo en la boca, algo que fomenta la aparición de caries del biberón, y toma el hábito de revisar de vez en cuando, una vez por semana es suficiente, toda su dentadura en busca de alguna pequeña caries o cualquier otro defecto en las piezas. Ante la mínima duda, acude a  tu odontopediatra.

2 Respuestas

  1. ¡Hola! .Me gustaría dar un enorme aprobado por amena información que tenemos aquí en este blog . Voy a volver muy pronto a disfrutar con esta web.
    • Nos alegramos mucho de que te haya resultado útil. Será un placer vernos de nuevo por aquí.

Agregar comentario