Cómo evitar y tratar la gingivitis

La gingivitis, un problema frecuente

Una buena higiene evita la gingivitis

Las encías son una de las partes más vulnerables de la boca al estar expuestas a la agresión de todo tipo de agentes: las bacterias, los azúcares de los alimentos, la dureza de las cerdas del cepillo de dientes… Y a la vez son de las más importantes, pues sirven de soporte y sujeción a las piezas dentales. La gingivitis es la enfermedad de encías más frecuente, causa inflamación de la zona y se debe a la presencia de bacterias en la zona. No suele ser dolorosa pero el gran problema de no tratarla es que desemboque en una periodontitis, un trastorno más grave y que afecta a las piezas directamente.

Las causas y síntomas de la gingivitis

La acumulación excesiva de placa en la línea de las encías es la causa principal de la gingivitis. Las bacterias que contiene la placa van atacando poco a poco la encía y provocan su inflamación, el principal síntoma de esta patología.

No te costará reconocerla porque además de esa inflamación y enrojecimiento de las encías estas suelen sangrar al cepillarte los dientes, aún sin dolor.

Los odontólogos clasifican la gingivitis en tres grados o fases.

  1. Lesión inicial. Es el caso leve de la enfermedad en que las encías sangran ligeramente durante el cepillado y su enrojecimiento e inflamación es apenas visible.
  2. Lesión temprana. El sangrado se hace más abundantes, las encías están más enrojecidas y empieza a apreciarse una cierta inflamación.
  3. Lesión establecida. Es el caso grave de la enfermedad en que las encías pueden llegar a sangrar aún sin cepillarse los dientes. Además, la inflamación es tan intensa que el tejido de la encía tiende a separarse de la pieza.

La buena noticia es que la gingivitis es un proceso reversible siempre que se detecte de forma temprana y se trate con un especialista cuanto antes.

El tratamiento de la gingivitis

Seguir una adecuada higiene bucodental es fundamental para evitar este tipo de problemas. Cepilla tus dientes al menos tres veces al día, después de las comidas más importantes, durante dos minutos y por todas las caras de las piezas. Después, repasa los espacios interdentales con seda y enjuágate con un colutorio.

Si pese a todas las precauciones que tomes acabas desarrollando una enfermedad de las encías, acude a tu dentista a la mayor brevedad posible. Al estar causada la gingivitis por las bacterias presentes en la placa el tratamiento irá encaminado precisamente a eliminar esa placa haciendo una limpieza bucal a fondo que elimine cualquier resto de sarro.

Después es posible que te recomiende usar una pasta de dientes y un enjuague bucal antisarro con el que evitar que vuelvas a acumularlo y surja de nuevo el mismo problema. Una vez padezcas una infección por gingivitis es importante que acudas a revisión con más frecuencia hasta que el dentista considere que el riesgo de recaída ha pasado.

2 Respuestas

  1. ¿Puedes explicarnos màs sobre esto?, ha sido maravilloso encontrar mas informacion sobre este tema. Saludos
    • Nos alegramos de que te haya sido útil. En nuestros próximos posts conocerás más consejos para cuidar tu salud bucodental.

Agregar comentario