La caries del biberón

Los dientes de leche y la caries del biberón

 

La caries del biberón afecta a las piezas de leche de tu hijo.

Con frecuencia tendemos a pensar que las caries son una enfermedad periodontal propia de la vida adulta. Poco o nada tiene que ver esta creencia con la realidad. Lo cierto es que los niños también padecen esta patología en sus piezas de leche, un problema que solemos conocer como caries del biberón.

Qué provoca la caries del biberón

La caries del biberón suele afectar sobre todo a los dientes superiores delanteros, pudiendo darse en cualquier pieza.

Como en el caso de las caries de los adultos, se deben a la exposición prolongada y frecuente de los dientes del niño a alimentos y, sobre todo, bebidas azucaradas. De hecho, se las llama “caries del biberón” porque muchas aparecen por dejar al pequeño que duerma con el biberón en la boca, lo que extiende varias horas el contacto con los azúcares y, además, impide la correcta higiene de los dientes.

Una mala higiene dental también está detrás de muchos casos de caries del biberón.

Además, si tu hijo no recibe una cantidad suficiente de flúor será más propenso a ellas.

Cómo evita la caries del biberón

  • No dejes bajo ningún concepto que tu hijo se quede dormido con el biberón en la boca, ni siquiera siendo de agua.
  • Intenta no compartir saliva con tu bebé comiendo de la misma cuchara o limpiando sus chupetes llevándolos a tu boca. La saliva también es portadora de bacterias que pueden causarle caries.
  • Empieza unos buenos hábitos de higiene dental desde bien pequeño. Cuando no tenga dientes, limpia sus encías con ayuda de una gasa humedecida y, al aparecer la primera pieza, sustitúyela por un dedal de silicona o cepillo de dientes para bebés.
  • Cuando empiece a cepillarse los dientes él solo, revisa cuidadosamente la higiene para asegurarte de que se ha cepillado bien y no olvides la seda dental y el enjuague bucal.
  • Escoge para él pastas de dientes ricas en flúor y que use una cantidad igual a un guisante.

El tratamiento

Contrariamente a lo que suele pensarse, las caries del biberón también deben ser tratadas. Acude a tu odontopediatra al menos dos veces al año para que revise las piezas de tu pequeño. Según el estado de las mismas puede recomendarte un sencillo sellado o el empaste de la pieza. Confía en su criterio pues es quien mejor puede velar por su salud bucodental.

No hay comentarios

Agregar comentario