La importancia del flúor para la salud dental

El flúor ayuda a evitar las caries

El flúor es uno de los aliados de tu boca. Descubre cómo te ayuda y por qué usarlo.

El flúor, ese mineral del que hemos oído hablar, no sin falta de razón, como el mejor amigo de los dientes. Y lo es porque ayuda a fortalecer los dientes y evitar las caries, una patología que afecta a un altísimo porcentaje de la población independientemente de su edad, lugar de residencia y estatus económico.

La prevención de las caries se hace, sobre todo, siguiendo una adecuada higiene dental y evitando la ingesta de alimentos excesivamente azucarados. Sin embargo, esto puede no ser suficiente y las piezas pueden aparecer debilitadas. Es en estos casos cuando el flúor entra en juego y permite fortalecerlos.

La ventaja fundamental de este mineral es protege el esmalte de la erosión por parte de los ácidos de la cavidad oral, lo que se traduce en una remineralización del mismo.

Cómo usar el flúor
La forma más habitual de usarlo es a través de la pasta dental y el enjuague bucal, que suelen estar enriquecidos con flúor. Además, hay pastillas y comprimidos y el dentista puede hacerte fluorizaciones en consulta de ser necesario.
Junto a ello, conviene aumentar la presencia en nuestra alimentación diaria de productos ricos en flúor, como el salmón, las sardinas el bacalao, los mariscos, el pollo, las naranjas, la leche, vegetales como las espinacas y as lechugas, las patatas, las gelatinas y el té.

Sin pasarse
Y pese a las ventajas que este mineral reporta para nuestra boca, es necesario que tomemos también precauciones para que nuestro organismo no acumule un exceso de flúor y padezcamos una fluorosis dental, una patología frecuente sobre todo en los niños que causa la aparición de manchas oscuras en la superficie de los dientes causadas por la acumulación de flúor. Aunque es una patología benigna que no afecta a la salud de la pieza sí resulta antiestética y conviene evitarla.

Para asegurarnos de que estamos tomando las dosis justas necesarias conviene acudir a la consulta de nuestro dentisnta con cierta frecuencia para que revise el estado de nuestras piezas y nos haga las recomendaciones oportunas en este tema.

No hay comentarios

Agregar comentario