La ortodoncia y los empastes

Los empastes son el mejor tratamiento contra la caries

Los tratamientos de ortodoncia exigen una cuidada higiene para evitar caries y empastes.

La ortodoncia es un tratamiento encaminado a solucionar defectos de mordida, deformidades del paladar y problemas de alineamiento dentario. Para conseguir reducir los plazos del tratamiento y garantizar su efectividad es fundamental que el paciente se comprometa a mantener una adecuada higiene bucal que garantice no sólo el buen estado del aparato sino también, y sobre todo, de sus piezas. Enfermedades periodontales como la gingivitis o la piorrea pueden dificultarlo e incluso impedirlo. Las caries son otro de tus enemigos, aunque de ser necesario podrían hacerte empastes.

Qué son las caries

Las caries son, junto con el resfriado común, la enfermedad más frecuente en el mundo. Está causada por la presencia de bacterias dañinas en la boca que atacan la parte más superficial de las piezas –el esmalte– hasta destruirlo. Cuando la caries ha afectado a zonas pequeñas de las piezas es posible tratarlas con empastes, retirando la zona dañada y rellenando con una resina que imita el color del diente. De ser mayor pueden ser necesarios otros tratamientos, como la endodoncia y sustitución de la pieza por una corona o la extracción.

En este blog te hemos contado ya cómo puedes evitarlas y mantener una buena higiene dental es la forma principal de lograrlo.

Las caries con ortodoncia

Los brackets y el arco de ortodoncia dificultan la higiene dental ya que hacen que el cepillo llegue de forma más complicada a las piezas y no se eliminen bien las bacterias. Esto hace que las caries sean una enfermedad frecuente en pacientes con ortodoncia que no llevan a cabo una correcta higiene dental. Aquí te enseñamos cómo limpiar los brackets.

Las revisiones mensuales con tu ortodoncista os permitirán detectar de forma temprana cualquier caries por pequeña que sea. De aparecer, tu dentista podrá tratarla y aplicarte un empaste para eliminarle cuanto antes de tu boca y evitar problemas mayores. Según la zona en la que se encuentre es posible que tu dentista se vea obligado a retirar el bracket y el arco de ortodoncia mientras te hace el empaste. En cuanto acabe, volverá a colocarlos de nuevo. Y tranquila, podrá ponerte anestesia con toda normalidad.

La recuperación

El empaste es un tratamiento indoloro gracias al tratamiento con anestesia y cuya recuperación es sencillísima. Espera a que desaparezcan los efectos de la anestesia antes de comer o beber algo pues podrías no sentir la temperatura a la que están y quemarte o morderte al masticar. Si notas alguna ligera molestia –pueden aparecer sobre todo en la mandíbula por haber tenido la boca abierta– toma un antiinflamatorio de uso convencional y ponte un poco de hielo en la zona, cubierto con un trapo para no quemarte.

No hay comentarios

Agregar comentario