La saliva, un aliado para tu salud dental

La saliva permite mejorar el estado de tu boca

La saliva juega un papel fundamental en la salud de nuestra boca.

Hidratar la boca, evitar la halitosis, lubrica las encías de los bebés cuando están brotando los dientes de leche… La saliva es un elemento fundamental para una buena salud de la boca y los excesos y defectos en producción puede tener graves consecuencias.

La importancia de la saliva
Se calcula que un paciente adulto es capaz de generar entre 1 y 1,5 litros de saliva cada día. Entre sus funciones destacan:

  • La lubricante. Ayuda a proteger los dientes y las encías.
  • La limpiadora. Arrastra los microbios y las bacterias que se alojan en la boca.
  • El cicatrizante. Determinados problemas de la boca como las llagas y las rozaduras cicatrizan antes gracias al efecto originado por la saliva.
  • Sobre el gusto. La saliva hace que percibamos con más intensidad los diferentes sabores de las comidas y bebidas.
  • Regula el pH de la boca.
  • Preventiva. Su capacidad para arrastrar bacterias de la boca reduce el riesgo de caries dentales y gingivitis.
  • Fortalecedora. La saliva contribuye a la remineralización dental y refuerza el esmalte.
  • Además, es clave para detectar enfermedades como el cáncer oral o la diabetes.

¿Por qué puede alterarse la producción de saliva?
Los dos problemas más frecuentes relacionados con la producción de saliva están derivados del defecto o exceso de la misma. Los repasamos con más detalle:

  • La xerostomía. Se la conoce popularmente como síndrome de la boca seca y es un trastorno más frecuente en personas mayores de 50 años. Se estima que afecta a un 20% de la población y en la mayoría de los casos se debe a una reducción en la producción de saliva que puede generar halitosis, molestias a hablar, masticar… Técnicamente la xerostomía no es una patología pero si no se procura aumentar la producción de saliva hidratándonos en profundidad notaremos ardores, llagas bucales y otros problemás más graves.
  • La sialorrea. Es el caso contrario a la xerostomía y se caracteriza por una producción excesiva de saliva. Aunque suele asociarse a los bebés, sobre todo cuando brotan las piezas de leche, también puede ocurrir en otras situaciones, como en pacientes con estomatitis. Es importante que si notas un exceso de salivación acudas al médico para que valore si tienes algún problema mayor.

1 Respuesta

  1. Gracias x compartir ka info

Agregar comentario