Las fracturas dentales en niños

Aprende a actuar ante las fracturas dentales en niños

 

Aunque no suelen ser graves, las fracturas dentales en niños asustan a muchos padres

Los niños son todo energía, corren de un lado para otro sin ver el peligro y eso afecta también a su salud bucodental. No es extraño encontrarse casos de fracturas dentales en niños tanto en las consultas de Pediatría como en Urgencias y en los dentistas.

Cómo actuar

El tratamiento depende de si el diente fracturado es de leche o definitivo. En el primer caso, el dentista retirará la pieza en su totalidad para no poner en riesgo la pieza definitiva que crece debajo y, en principio, no pondrá otro tratamiento.

Si tu hijo sufre una fractura dental de una pieza definitiva lo primero es mantener la calma pues suele tratarse de una lesión leve. Ayúdale a que escupa cuanto antes el fragmento partido para que no se lo trague y examínalo para comprobar si sólo se ha partido un parte o la totalidad del diente.

Si el diente está roto en su totalidad (raíz incluida), debes recogerlo con cuidado limpiarlo, colocarlo debajo de tu lengua (él es muy pequeño y podría tragárselo) y acudir corriendo a la clínica de un odontopediatra para que puedan reimplantárselo. Ten en cuenta que los dientes son muy sensibles y que es necesario actuar cuanto antes. Deberías llegar a la consulta en no más de 15 minutos.

Una vez en la consulta, el dentista revisará el grado de afectación de la pieza. Si la fractura es parcial y no produce el sangrado de la pulpa significa que el nervio no está afectado y se puede adherir ese fragmento con composite estético, una resina dental, para reconstruirlo. Por el contrario, si sangra se debe hacer una cura para después pegar el fragmento o hacer una reconstrucción a posteriori.

Ante roturas totales

Cuando la rotura del diente es total y la raíz queda dentro del maxilar, el dentista tendrá que desvitalizar la raíz, reconstruir el diente y cubrirlo con una corona de porcelana, tratamiento que se verá obligado a aplicar también si la reconstrucción con la resina dental de la que hablábamos no surte efecto.

Y después…

Cualquier fractura en niños obliga a sus padres a esta alerta en las horas siguientes al accidente, también las de los dientes. Si el dentista ha logrado reconstruir la pieza, obsérvala y comprueba que no empieza a ponerse gris o marrón. Esa tonalidad es señal de que la pieza se está necrosando y necesita ser retirada a la mayor brevedad posible.

Es muy probable que tu dentista os recomiende acudir a revisiones para comprobar la fijación del fragmento en las semanas sucesivas y chequear si la pieza conserva su funcionalidad o no.

No hay comentarios

Agregar comentario