Las ventajas de los cepillos de dientes eléctricos

Los cepillos de dientes eléctricos, alternativa eficaz

Los cepillos de dientes eléctricos facilitan un cepillado rápido y eficaz.

Desde su aparición en el mercado, los cepillos de dientes eléctricos han despertado alabanzas y críticas entre sus defensores y detractores. ¿Realmente garantizan una limpieza más eficaz? ¿Hacen que nos volvamos más perezosos a la hora de cepillarnos y tomemos menos tiempo en la higiene dental? ¿Son todos iguales o los resultados dependerán del modelo que elijamos? Analizamos los pros y contras de estos cepillos.

Las ventajas de los cepillos de dientes eléctricos
1. Mayor eficacia
El tamaño del cabezal de los cepillos eléctricos hace que sea mucho más fácil rodear cada pieza por todos sus lados y acceder a los lugares más difíciles. A ello contribuye también el movimiento rotatorio automático de las cerdas que hace que lleguen a los rincones inaccesibles para un cepillo convencional.

2. Más manejables
Aunque el mango del cepillo eléctrico sea considerablemente más grande que del tradicional, el cabezal es mucho más alargado y fino, lo que hace que pueda llegarse incluso a las muelas del juicio, las grandes olvidadas de la higiene diaria.

3. Más higiénicos
Requieren un menor esfuerzo para la limpieza al tratarse de cabezales más pequeños. Además, al ser sus cerdas más resistentes puedes prolongar su vida útil unas semanas más que con los convencionales.

4. Ciudadosos con las encías
Con frecuencia se acusa a los cepillos eléctricos de dañar las encías de los usuarios, hacerlas sangrar o incluso de causar su desgaste. Nada más lejos de la realidad. Los cepillos actuales incluyen un sistema de control de la presión en las encías que hace que los movimientos sean más suaves al acercarse a esta zona sin que tú apenas lo uses. Si usas un cepillo eléctrico y tienes sangrado frecuente de encías, acude a tu dentista para que valore si tienes algún otro problema, como una gingivitis.

Las desventajas de los cepillos de dientes eléctricos
La más evidente es la económica. Comprar un cepillo eléctrico exige un desembolso inicial más alto que con un cepillo convencional. Aunque el mercado ha evolucionado mucho y cada vez encontramos modelos más económicos, es imposible que igualen a los cepillos tradicionales. Y lo mismo ocurre con los cabezales. Cuando lo renueves gastarás mucho más que con un cepillo normal.

Otro inconveniente mencionado con preocupación por muchos dentistas es el poco interés de los pacientes que usan este tipo de cepillos. Ocurre que muchos consideran que el eléctrico, al hacer un cepillado más efectivo, necesita menos tiempo para limpiar nuestra boca. Una pasadita por toda la boca y listo. ¡Cuidado con este punto! Tu boca se verá beneficiada si usas cepillos eléctricos, pero siempre que tomes el tiempo necesario para cepillarte –dos minutos– y uses después seda dental y enjuague bucal.

3 Respuestas

  1. Hace un mes que uso un cepillo eléctrico, la verdad veo y siento la diferencia, estoy bastante contenta con el cambio! Los recomiendo en absoluto.
    • Gracias por tu opinión Celina, la verdad que el cepillo eléctrico es una herramienta de mucha ayuda para mejorar nuestra higiene bucal
  2. Gracias por guiarnos. Yo estaba insegura de comprar un cepillo eléctrico, busqué información para comparar los modelos y encontré información útil en esta página que recomiendo www.cepillo-dental-electrico.es

Agregar comentario