Los 10 alimentos más dañinos para los dientes

Cuida tus dientes evitando estos alimentos

La dieta influye mucho en la salud de nuestros dientes. Aprende a cuidarlos desde la nevera.

¿Cuántas veces has oído que la digestión empieza en la boca, que hay que comer despacio, masticando bien y que nuestra dieta debe ser rica y variada para no tener carencias nutricionales? Todos ellos son principios ciertos, como también lo es que de la calidad de nuestro menú dependerá en gran medida la salud de nuestros dientes. Mientras que la manzana y los lácteos son alimentos que nos ayudan a protegerlos hay otros muchos que pueden dañarlos sobre manera. Los repasamos para que los puedas evitar en la medida de lo posible.

01. El café y el té
Perjudican sobre todo por dos razones: la primera, contienen componentes que manchas los dientes, como la cafeína o la teína pero además tienen el riesgo asociado de que sean endulzados en exceso con azúcar, lo que eleva el riesgo de caries.

02. Los cítricos
Sus beneficios para nuestra salud son incuestionables. Elevan las defensas de nuestro sistema inmune proporcionando una buena dosis de vitamina C. No decimos ni muchísimo menos que dejes de tomarlos para proteger tu boca, pero sí que cepilles tus dientes inmediatamente después de tomarlos. Su acidez puede erosionar el esmalte y hacer a nuestros dientes más susceptibles a las caries y la sensibilidad dental. Si no tienes un cepillo de dientes a mano cuando lo tomes, bebe después un vaso de agua para enjuagar la boca y neutralizar la acidez.

03. El vino tinto
Sus taninos elevan la sequedad bucal y la halitosis, además de teñir nuestros dientes.

04. Los alimentos pegajosos
Las gominola, las frutas deshidratadas y otros alimentos que se quedan pegados a la superficie de los dientes hacen que estos estén en contacto más tiempo con el esmalte y elevan el riesgo de caries. Es importante que cuando los comas seas muy riguroso con la higiene dental y prestes especial atención al uso de seda dental para eliminar los restos que hayan quedado pegados entre los dientes.

05. El hielo
Lo perjudicial del hielo es esa fea costumbre que tienen algunos de masticarlo. Es cierto que no contiene azúcar ni aditivos y que es sólo agua en estado sólido, pero su dureza y su temperatura elevan el riesgo de fractura de las piezas y sensibilidad dental, por no mencionar que podrías quemarte la lengua y las encías con él.

06. Los caramelos
Los duros exponen a los dientes a un doble riesgo: el de caries por su contenido en azúcar y el de fractura de la pieza por su dureza. En cuanto a los blandos, los comentarios que hacíamos con los alimentos pegajosos son igualmente válidos. Inculca en los niños el hábito de cepillarse los dientes después de comer dulces desde su más tierna infancia.

07. Las patatas fritas
Contienen almidón en altas dosis, una sustancia que se adhiera con mucha facilidad al diente y que es difícil de eliminar, lo que contribuye a la formación de placa bacteriana. El almidón también se encuentra en el pan, la pasta y el arroz pero las aportaciones nutricionales de estos alimentos en hidratos de carbono hace que no sean señalados como perjudiciales, siempre que después te cepilles los dientes.

08. Los refrescos
Contienen importantes dosis de azúcar y ácido fosfórico, un componen que ataca el calcio de los dientes y el esmalte dental, haciendo que se vuelvan mucho más sensibles y frágiles. Y, ¡cuidado! Las bebidas light no reducen estos riesgos pues contienen otros edulcorantes y la misma cantidad de ácido fosfórico.

09. Las bebidas energéticas
El esmalte se ve igualmente dañado por el alto nivel de azúcar y la acidez de estas bebidas. Si las tomas, procura cepillarte los dientes después o al menos beber un vaso de agua o masticar chicle para aumentar la producción de saliva y contrarrestar su efecto.

10. El alcohol
Causa deshidratación, reduce la producción de saliva, eleva el riesgo de halitosis, el de caries y el infecciones orales. ¿Te parecen pocas razones para evitarlo?

No hay comentarios

Agregar comentario