Los alimentos más dañinos de la Navidad

La Navidad, un riesgo para los dientes

Cuida tu dieta esta Navidad no sólo por tu peso, también por la salud de los dientes.

Dulces, pavo, cordero, roscón… La Navidad es un placer para el sentido del gusto pero esos excesos pueden causar un grave perjuicio a nuestros kilos y a nuestra boca. Muchos de estos alimentos suponen un riesgo muy elevado para los dientes por su contenido en azúcar, su textura pegajosa o su dureza. Analizamos algunos de ellos y te contamos por qué debes tomarlos de forma controlada y cuidar la higiene especialmente después de tomarlos.

01. La fruta escarchada

Es el complemento más frecuente de los roscones de Reyes y también puede ingerirse por sí sola. Contiene un alto porcentaje de azúcar en su composición y tiene una textura excesivamente pegajosa que hace que se adhiera a los dientes y sea muy difícil despegarla incluso cepillándonos con cuidado, lo que eleva sobre manera el riesgo de caries. Para eliminarla todo lo posible recuerda usar seda y enjuague después de lavarte los dientes.

02. El guirlache

Caramelo mezclado con distintos frutos secos, sobre todo almendra, es la sencilla receta de esta manjar navideño que supone dos riesgos para los dientes: el del azúcar que contiene y, el más peligroso, que su dureza pueda llegar a romper alguna de nuestras piezas. Mantenerlo en la boca para que se ablande poco a poco o partirlo con la mano pueden reducir el riesgo, pero sigue teniendo mucho cuidado.

03. El chocolate a la taza

Acompañado de churros la mañana de Año Nuevo y con Roscón en Reyes, el chocolate a la taza nos calienta el cuerpo pero también los dientes. De hecho, su contenido en azúcar es superior al del guirlache. Lo bueno es que su estado líquido hace más eliminarlo, siempre y cuando enjuaguemos bien nuestra boca.

04. Las figuras de mazapán

El problema que nos encontramos con ellas es similar al de la fruta escarchada. Su textura hace que se peguen a la superficie de los dientes y nos obliga a esmerarnos mucho con el cepillado para eliminar sus restos. Casi el 50% de su contenido es azúcar.

05. El turrón duro y el blando

La dureza del turrón de Alicante, conocido como “el duro”, y las almendras que contienen eleva el riesgo de fracturas dentales en navidad. Mientras, el turrón de Jijona se cuela en cualquier recoveco de nuestra boca y sus trocitos de almendra dañan las encías.

06. El roscón de Reyes

Bollo y nata son sus principales atractivos, pero además está decorado con un montón de “miniaturas” que lo hacen irresistible pero que son un verdadero peligro para los dientes: la fruta confitada o escarchada se pega como con pegamento a las piezas, el azúcar se cuela por todos los huecos de nuestra boca y las almendras laminadas se clavan en las encías y en los espacios interdentales como agujas. Evidentemente no vamos a pedirte que dejes de tomarlo, pues es uno de los mejores dulces de la Navidad, pero sí que extremes la precaución al comerlo y te cepilles muy bien los dientes después. Elimina cualquier pequeño resto con seda dental y enjuague para que la Navidad sea apetitosa y feliz y tus dientes no salgan mal parados.

No hay comentarios

Agregar comentario