Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas

Calma tu dolor de muelas

El dolor de muelas es uno de los más desagradables. Algunos trucos caseros pueden calmarlo.

Es intenso, punzante, no da tregua y, cuanto más piensas en él, más intenso se hace. El dolor de muelas, del que pocos nos libramos en algún momento de nuestras vidas, puede deberse a diversas causa: el brote de las muelas del juicio, movimientos de presión en la boca, una caries en una pieza que ya afecta al nervio, una infección… Sea cual sea la causa, lo más indicado es acudir al dentista tan pronto como notemos el dolor para que pueda analizar el motivo que lo causa y atajarlo. Ir a la raíz del problema es la mejor forma de solucionar el dolor de muelas de forma permanente.

Pero si la molestia te pilla fuera de tu ciudad, en fin de semana, al caer la noche o simplemente careces de tiempo material para ir al dentista en las próximas horas, hay algunos remedios caseros que pueden mitigar tu molestia. Todos son inocuos y, si no logran aliviar el dolor, tampoco lo aumentarán ni afectarán más a tu boca.

El hilo dental

En ocasiones las muelas duelen porque en ellas hay pequeñas caries en las que han quedado depositados restos de alimentos. Una buena higiene dental ayuda a evitarlas pero, si crees que algún trocito de comida es el causante de tu dolor, introduce con sumo cuidado la punta de un trozo de hilo dental en el hueco para sacarla. Los enjuagues también pueden serte útiles al salir los restos arrastrados por tus movimientos.

El té negro

Esta bebida contiene ácido tánico, un analgésico que nos permitirá reducir el dolor de muelas de forma natural. Aunque las infusiones ayudan, lo mejor es colocar con suavidad la bolsita de té negro mojada en agua caliente y enfriada a temperatura ambiente sobre la pieza afectada.

El hielo

Coloca hielo picado o en cubitos en un pañuelo y acércalo a la zona de la mandíbula que te causa dolor. El frío logrará reducir la inflamación de la zona, liberar el nervio si está oprimido y aliviar la molestia. Ten en cuenta que el hielo siempre debe ponerse en la cara, nunca dentro de la boca porque podrías quemarte las encías.

El perejil

¿Sabías que esta hierba se ha usado desde tiempos inmemoriales como calmante del dolor dental. Es un analgésico natural que, masticado varias veces al día, reduce la molestia.

El agua con sal

Los enjuagues de agua tibia con sal son un estupendo antiséptico que te ayudará si tu dolor está causado por una infección. Pero ¡ojo! Los enjuagues alivian pero no lograrán frenar la infección. Ve a tu dentista para que te prescriba antibióticos cuanto antes.

Los fármacos

Antiinflamatorios como el ibuprofeno y analgésicos como el paracetamol son dos medicamentos de uso común cuando tratamos de aliviar el dolor de muelas. Si bien no hay inconveniente en que lo tomes de forma esporádica, los dolores recurrentes de boca reflejan que alguna de tus piezas tiene problemas. Seguir tomando pastillas para encubrir el dolor y postergar nuestra visita al dentista sólo logrará empeorar tu situación. En cuanto a los antibióticos, jamás deben ser tomados si no es bajo prescripción médica. Si te duele mucho y tu dentista no puede verte en consulta, acude al menos a tu médico de cabecera para que compruebe que realmente los necesitas.

No hay comentarios

Agregar comentario