Qué es y para qué sirve la endodoncia

La endodoncia, un tratamiento vital

La endodoncia permite evitar problemas a nivel nervioso.

Cuando una pieza dental sufre los efectos de la caries y estos no se han atajado a tiempo es necesario tomar otras medidas para que los daños no lleguen al nervio, lo que nos causaría un dolor intenso. La endodoncia es el tratamiento que permite evitarlo.

En qué consiste una endodoncia

La endodoncia es un tratamiento empleado para eliminar en parto o totalmente la parte más interna del diente ­(la pulpa) y los conductos que llegan a ella. La pulpa está formada por un tejido blando que contiene los nervios y los vasos sanguíneos; mientras, el conducto que llega a ella está en el interior de la pieza dental.

Cuándo es necesaria una endodoncia

La caries es la causa más frecuente de la infección, inflamación y necrosis de la pulpa, pero no la única. Algunos traumatismos, el desgaste de los dientes por el roce entre ellos y algunos tratamientos restauradores practicados con poca profesionalidad pueden hacer necesario un tratamiento de endodoncia.

Cómo se hace una endodoncia

Este tratamiento suele despertar ciertos temores entre muchos pacientes por la aparatosidad con que se habla de ella. Eso de “matar el nervio” no deja de producir cierta incertidumbre pero en realidad es una intervención sencilla e indolora. Se realiza siempre bajo anestesia en la zona. Una vez se compruebe que la boca está dormida y no notas nada, tu dentista hará un pequeño agujero en la superficie de la pieza para poder acceder a la pulpa, extraerla y limpiar el conducto para después sellarlo e impedir que ningún resto de comida o suciedad penetre en la zona. Después se sella el agujero hecho en la corona y se comprueba que el diente está completamente insensibilizado y aislado.

La práctica diaria de este tipo de intervención hace que en muy pocos casos se comentan errores con ella. No obstante, se hará un seguimiento posterior para comprobar que la pulpa se ha eliminado por completo y la zona no molesta.

Según el grado de afectación de la pieza puede ser necesario colocar una funda de porcelana y ten en cuenta algo muy importante: que tú no sientas dolor al haber interrumpido la comunicación nerviosa de la pieza, esta no es inmune a las caries por lo que debes seguir cuidando tu higiene dental exactamente igual.

No hay comentarios

Agregar comentario