Trucos para acabar con la sequedad bucal

Alivia la incomodidad de la sequedad bucal

La sequedad bucal es un trastorno frecuente y molesto que puede aliviarse con algunos trucos.

La sequedad bucal es un trastorno causado por la escasa producción de saliva, que actúa como lubricante y desinfectante de nuestra lengua y dientes. Más allá de la molestia a nivel bucal, este problema puede acarrear otros más graves como dificultades para masticar, irritación y grietas en la lengua, pérdida del sentido del gusto, halitosis, aftas bucales y candidiasis.

Qué causa la sequedad bucal

Aunque la causa última de esas molestia sensación de boca seca es la falta de saliva, está puede deberse a múltiples factores, desde el consumo de ciertos medicamentos, sobre todo descongestionantes y antihistamínicos, el tabaco, el alcohol, tomar pocos líquidos, la diabetes y algunos tratamientos oncológicos.

Los síntomas de la sequedad bucal

Además de la sensación de tener la boca seca puedes notarla pegajosa, con ardor, dificultad para masticar, tragar e incluso hablar, labios secos y agrietados y halitosis. La buena noticia es que la sequedad bucal suele ser un trastorno pasajero y que puede aliviarse fácilmente.

Alivia tu sequedad bucal

- Bebe agua a pequeños sorbos varias veces al día y acompaña tus comidas de una buena hidratación, preferentemente de agua y evitando las bebidas con gas, azúcar y la alcohólicas
- El té y el café resecan la boca. Reduce su consumo a una taza al día y haz lo mismo con el tabaco. Si no puedes resistirte, opta por el té verde, que sí está permitido.
- Masticar chicles sin azúcar aumenta la producción de saliva. Aprovecha para hacerlo entre horas.
- Los alimentos salados y muy picantes resecan mucho la boca. Consúmelos de forma moderada.
- Llena tu menú diario de verduras. La lechuga, las espinacas y las acelgas ayudan a eliminar el mal aliento gracias a la clorofila que contienen.
- Coloca un humidificador en la habitación donde duermas habitualmente para que el ambiente tenga unas buenas condiciones de humedad. Aunque no vaya a mejorar el estado de tu sequedad bucal automáticamente sí ayudará a que tus fosas nasales no estén tan secas y, con ello, no se reseque también la boca.
- Sé muy riguroso con tu higiene dental ya que la sequedad bucal eleva el riesgo de padecer caries y gingivitis. Un correcto cepillado y el uso de seda y enjuague bucal es la mejor forma de evitarlo.

No hay comentarios

Agregar comentario