La ortodoncia en niños

Todo sobre la ortodoncia en niños

La ortodoncia en niños es un tratamiento seguro y muy efectivo.

Le cuidas desde que nació, vigilas su crecimiento, sigues su calendario vacunal, cuidas su dieta… Todo lo que haga falta para ofrecer a tu hijo lo mejor y asegurarte de que crece sano, fuerte y feliz. En este orden de asuntos que vigilar no debes pasar por alto su boca, que puede verse afectada por diversos problemas desde las clásicas caries a problemas de mordida o de apiñamiento dental. La ortodoncia en niños es un tratamiento efectivo para muchos de ellos. Analizamos todos los detalles sobre ella.

Cuándo empezar con la ortodoncia en niños
Las revisiones anuales que hagas a tu hijo os orientarán sobre el mejor momento para empezar con el tratamiento de ortodoncia. Generalmente se considera que a partir de los 7-8 años ya podemos ponerle brackets. A esta edad ya tendrán los incisivos superiores e inferiores definitivos como poco, van saliendo el resto de piezas y se va completando el crecimiento óseo de los maxilares. Es por eso que a esta edad se detectan los problemas de maloclusión y malposición dentaria de forma temprana y, al no estar acabado el desarrollo óseo, resulta más sencillo colocar las piezas y la articulación mandibular en su lugar.

Síntomas típicos de que necesita ortodoncia
Aunque es el ortodoncista quien confirmará la necesidad de usar ortodoncia en niños hay algunos síntomas clásicos que pueden ponerte en alerta. Si los detectas en tu pequeño, acude rápidamente a consulta pues los tratamientos en la infancia son mucho más efectivos al ser los huesos más moldeables. Cuanto más tardes, más tiempo requerirá la ortodoncia para completar su trabajo.

- Los dientes aparecen apiñados, mal colocados y no encajan bien entre sí.
- Una de las dos mandíbulas tiene un tamaño desproporcionado.
- Las mandíbulas hacen ruido al masticar o bostezar.
- Si se le caen los dientes de leche demasiado pronto o demasiado tarde.
- Si aún sigue usando chupete o se chupa el pulgar, hábitos que pueden causar deformidad del paladar.

Los tipos de ortodoncia en niños
Como en el caso de los adultos, en los niños podemos utilizar brackets metálicos o transparentes, ortodoncia lingual En general distinguimos dos tipos de aparatos:
- Removibles: son de quita y pon y están fabricados en materiales acrílicos. Se usan para corregir pequeños problemas y su efectividad está directamente relacionada con las horas de uso; cuanto más lo lleves, mejor y más rápido será el resultado.
- Fijos: son los brackets tradicionales que se pegan a los dientes y se unen entre sí con un arco de ortodoncia. Son perfectos para corregir defectos en el crecimiento óseo, problemas de mordida, eliminar hábitos como chuparse el dedo o simplemente colocar las piezas.

Lo que sí varía con respecto al tratamiento en adultos es el tiempo que requiere. El tratamiento en sí dura entre 12 y 18 meses en todos los casos, pero en los niños el seguimiento posterior es mucho más riguroso pues la etapa final de crecimiento óseo y la salida del resto de piezas definitivas puede modificar los resultados de la ortodoncia en niños.

En cuanto al precio, no suele diferir mucho del de cualquier tratamiento de ortodoncia. Recuerda que cuando hablamos de cuidar nuestra boca conviene no dejarse llevar por ofertas llamativas sino asegurarnos de que estamos en buenas manos, más si hablamos de la boca de los niños.

No hay comentarios

Agregar comentario